Buscar

El eterno femenino

Por Arantxa Castillo

Categoría

diario

En defensa de los que huimos, por esas salidas de emergencia

La libertad como verdadera felicidad

Durante algún tiempo creí que mi felicidad y el éxito lo encontraría a través del reconocimiento de los otros, estando en prestigiosas empresas, por lo que me aferré como muchos lo han hecho y lo siguen haciendo a pertenecer y encajar, aunque fuera decepcionante por descubrir que lo que había soñado y luchado por tantos años, no me llenaba del todo.

Hasta el año 2016, comprendí que mi felicidad no estaría ahí , sino en mi libertad, de ser de crear, de decir, de ser yo, siempre en cada momento y vivir acorde con lo que creo y llevarlo cada día a mi vida profesional, vivir en coherencia con lo que somos sin vender ni ideales, ni tu voz, ni tu tiempo a cambio de dinero.
Creo que a no tengo nada de lo que esperaba cuando terminé la carrera, pero afortunadamente tengo cosas mejores que nunca me imaginé podrían pasarme. Hace unos meses por razones personales decidí renunciar a mi empleo, porque empezaba a dejar de ser yo, para satisfacer las necesidades de la empresa, a ceder en cosas que no iban conmigo y me hacían sentir incómoda y al poco tiempo caí en la incongruencia y mi salud física se empezó a verse deteriorada.

No fue sencillo, de hecho me fui porque necesitaba recuperarme casi como una urgencia humana que me pedía mi cuerpo desesperadamente, no sabía si hacia lo correcto, si me había volado la barda, sentía que defraudaba a mis padres, mientras mi papá pensaba que la estaba regando horrible con mi vida, porqué en fin tengo 26 años y se supone ya debería estar, hacer, ganar tanto o determinado dinero. Eso me jodía un poco el ánimo, pensar que iba contracorriente pero ahora sé es al revés, hacer algo por satisfacer a los otros es ir contra de tu naturaleza seguir tu camino es ir en la corriente y neta si dejas la resistencia las cosas empiezan a ir bien.

Al poco tiempo de recuperar mis energías y salud con la cuenta en cero gastando el último cash en medicamentos y consultas, pensando en todo lo que me faltaba, en las vacantes que ya no interesaban, en las entrevistas de trabajo en empresas importantes las que siempre quise estar, dudando de si quería eso realmente.

Pasé una semana en casa, sintiéndome súper triste, porque no entendía qué había hecho mal, para encontrarme así,pensando en llamar a mi jefe para considerar un regreso, o pensando en tomar otras opciones ya aunque no fueran las que yo quería, pensando en aquello que me faltaba, me percaté de algo que si tengo, algo muy valioso que no he perdido jamás, tenía y tengo mi pasión y un mundo entero, mi cámara y mis letras siempre dispuestas a retratar experiencias y un montón de gente allá fuera a la que podría aportarle valor con lo que mejor sé hacer y no había más o lo hacía o me esperaba la depresión en casa mientras esperaba que me llamara alguna revista de gastronomía o a ver que me deparaba la bolsa de trabajo , o salía hacer lo que para mí es aire y oxígeno. Sólo porque vivo y eso me hace feliz.

Empecé a poner foco en eso, sin importarme ya nada, ni las opiniones ajenas, ni esa voz aterradora que me decía mejor no, no tiene sentido hacerlo, es peligroso, vas a fracasar, apagué la voz que me paralizó un mes en decidir si lo hacía o no, si me la jugaba o mejor ni lo intentaba, pero empecé y las cosas han fluido.
Sé que elegí un camino incierto, pero ahora en mi experiencia sé que en ese camino ocurre la magia, es una incertidumbre constante, pero al mismo tiempo eso me hace reinventarme en todos los sentidos y la creatividad no se agota nunca y ahora están ocurriendo cosas importantes, cosas especiales que me hacen sentir confianza en el camino que he decidido trazar, y la voz que me decía ¡No lo hagas!, ahora me dice hazlo.

Es el camino correcto para mí, porque en las últimas semanas me levanto con una energía tremenda de querer empezar ya , se siente bien y eso es lo que importa, hago lo que quiero y ya no estoy dispuesta a dejar de ser yo para pertenecer a algún lugar, escribo lo que pienso realmente, y vivo acorde a mis reglas, a mis valores, y eso no está en juego. siendo honesta, no sé qué venga mañana, ni el próximo mes, y al año pff realmente no tengo idea, sólo me siento feliz en donde estoy y eso es lo que más me importa

♥

audrey hep En la vida nunca he querido ser alguien más que no sea yo, pero si tuviera que elegir ser otra persona, sin dudarlo  yo  diría Audrey Hepburn, levantando la mano dos veces.

 

Me encantaría pararme  a las afueras de Tiffanys en New York, con un croissant y un café en la mano, suspirar mientras añoro lo que hay detrás del vitral  con esa mirada orgullosa  y esa actitud imperturbable de saber  que eres ya un diamante que brilla por si sólo sin mayor esfuerzo ni adorno.

 

Jamás superaré esa película aunque el argumento del guion no es la esencia de la historia de Truman Capote de hecho no me gusta para nada la adaptación, es Audrey cantando Moon River con su guitarra  en la ventana,  o portando el black dress de Givenchy  con sus gafas negras  y un collar de perlas, lo que convierte a Breakfast at Tiffany’s en un clásico del cine.

audrey-hepburn-desayuno-con-diamantes-y-un-vestido-de-givenchy_reference

Lo que yo admiro de Audrey, es  su talento, bondad y coherencia como artista, su deseo por hacer belleza y darle amor a los demás con su arte, su capacidad para entregarse a las causas nobles, siendo ella una niña y adolescente que vivió el horror de la segunda guerra mundial, la hambruna y la crisis, lo que  mantuvo siempre su necesidad de pensar en los más desprotegidos y darles su granito de arena.

Y qué decir de su elegancia  tan Coco Chanel, ella sabía que la sencillez y el lema  menos es más, combinado con  algo de seguridad  era la elegancia pura.

Su silueta esbelta  y su estilo único que creó para ella de la mano de su diseñador Favorito Hubert de Givenchy, son un emblema, un sello inconfundible de Audrey.

Pero lejos de las cámaras y el glamour que vivían las divas del siglo XX, muy al estilo La Dolce vita, Audrey era en realidad muy práctica con deseos bastante genuinos y comunes como tener una familia e hijos, aunque amaba su carrera tenía un fuerte vínculo con la vida familiar.

Audrey no necesitaba demostrar nada a nadie, era ella y su presencia hablaba por sí sola,  encantadora  gracias  a su sencillez, su mesura, sensibilidad, pasión por las cosas bellas y la comida italiana. Única como todas y muchas de las divas del cine del siglo XX, pero bueno es ella mi favorita, quizá porque le admiro profundamente.

 

Por siempre Audrey ¡Feliz Cumpleaños a la eterna princesa de Hollywood.

audrey globos

 

La tierra y el café

Vivir ésta mágica experiencia me hace comprender que miles de veces, de modo automático casi rutinario consumimos productos pensando en la maravilla que hizo el chef, el barman o el barista, pero a veces o quizá por la desconexión que tenemos las personas de las grandes ciudades con el campo.

Pero el café de especialidad es más complejo de imaginar, sus filosofía va más allá de métodos de extracción y arte latte, implica delicadeza desde sus inicios.

Nunca imaginamos es más ya no pensamos, que detrás de ese producto hay muchísimas manos que pasan desde su origen y que existen procesos tan delicados tan complejos y personas maravillosas que forman parte de una cadena personajes tan primordiales sin los cuales no podría ser posible el resultado final.

Compartir experiencias intercambiar preguntas, anécdotas, enseñanzas, me hace sentir tan agradecida, de seguir comprendiendo cosas nuevas gracias a mi profesión y ganas de aprender más, de llenarme de su pasión, de admirar el trabajo de cada uno.. de apreciar el valor añadido, de entender la generosidad de nuestro país de la riqueza de recursos naturales y humanos.

Creo que jamás olvidaré mi experiencia en Ruta Origen, el café tiene un sabor más especial, desde aquella vez, dormir en una cabaña en medio de un cerro, sin Internet, sin luz más que la de la luna que se reflejaba en las ventanas, y en una colchoneta, fue extrañamente una de las noches que mejor he dormido .

 

 

Les comparto algunas fotos de mi visita a la Finca Buenavista en Huauchinango, Puebla con los productores.  Aquí con Adelfo Primitivo Ávila.

adelfo ávila cafeticultor
Adelfo Ávila, productor de Finca Buenavista
cereza de café en maduración
Cereza de café en Maduración
café
Plantando un cafeto
recolección cereza
Recolección de Cereza
café antes de la tostadora
el grano de café antes de la tostadora

Miel de agave y frutos rojos

“Estoy enamorada, tengo una relación con mi pizza”, Comer Rezar y Amar.

mi-pizza

Aún recuerdo mi relación con la comida, tan conflictiva, tan ansiosa, tan culpígena, tan “necesito calmarme esta ansiedad con una bolsita  de cheetos” o “Necesito la energía de una coca cola”…en fin, era eso un tiempo y luego el oh por dios me comí un montón de calorías.

 

La mayoría de las personas suele decir “amo la comida”, “me encanta comer” y claro es un placer tan básico en nuestras vidas, que el acto en sí de comer nos mantiene más saludables, nos pone de buen humor, nos hace más felices, pero la comida no siempre es la amiga de todo el mundo.

 

En mi experiencia crecí rechazando muchos alimentos, creyendo que una cajita feliz era la alegría, y a lo largo de mi adolescencia como muchas mujeres desarrollé complejos respecto a mi peso.

En una sociedad tan competitiva donde a las mujeres se les enseña que nuestros cuerpos son cartas de presentación  para conseguir mejores oportunidades, mejores novios, o el éxito englobado en el súper pack de la felicidad.

 

Digo si en pleno siglo XXI se sigue premiando la belleza y se realiza un programa a nivel internacional para ver mujeres en traje de baño competir por el título a la más bella del planeta, creo que el mensaje es claro: La belleza importa y mucho.

 

Y Así como muchas adolescentes  me vi en la necesidad de encontrar la perfección en mi cuerpo,  un cuerpo esbelto digno de entrar al mundo descarnado de los cánones de belleza donde la mujer puede llegar a ser un pedazo de carne.

 

En fin mi relato no pretende acusar a la sociedad y los medios  de los trastornos alimenticios y la baja autoestima de las adolescentes, sino compartir que yo fui una de esas chicas que creían que en la perfección de las mujeres de portadas de revista mientras me sentía mal por mi peso al ver los números creciendo en la báscula, y afirmar que seguro no soy la única y qué pude liberarme de eso.

 

 

 

La inseguridad con la que muchas mujeres crecemos se refleja en la relación que mantenemos con  nuestro cuerpo y la manera en que nos exigimos mantenernos dentro del estereotipo, como si fuera importante, cuando conocemos nuestras capacidades, virtudes e incluso aceptamos nuestros defectos, nos aceptamos como somos, el físico en realidad ya no es importante en absoluto pasa  a un segundo plano porque nuestra valía humana está más allá de una sociedad  exigente con el cuerpo de una mujer.

 

. Vaya eso  para mí  es libertad, espero muchas mujeres logren entender eso

 

I Wanna be Perfect

Era flaca y eso me generaba un montón de inseguridades al mirar a las niñas de 14 años que ya tenían pechos y caderas amplias y yo seguía usando corpiño, usar shorts en clase de educación física me parecía de terror, mostrar mis piernas palito a la audiencia de compañeros de secundaria me daba pavor.

 

Cuando entré a   la preparatoria padecí el síndrome de “Ya embarneciste” frase de alguna tía o tío que decía  al verte  con los ojos sorprendidos después de meses, y decir con pena: Sí, un poco.

 

Cuando entré a la Universidad mis malos hábitos alimenticios generados por la falta de tiempo, horarios mixtos, una nula educación  nutricional y problemas emocionales me llevaron  a pesar  48 kilos.

 

Un peso bastante bajo para alguien de 1.59 de estatura, lo cual generó a  mi alrededor la ideas y rumores sobre un posible trastorno alimenticio, especulaciones tan continuas que llevaron a mis padres a dudar de mí, pensando que quizá vomitaba la comida  por lo cual me vigilaban a entrar al baño.

 

Para ese entonces emocionalmente no me encontraba bien y entre los malos hábitos, comer comida chatarra, ayunos entre semana y falta de apetito yo comía menos y por ende baja más , en fin recuerdo que me dolió enterarme que la gente pensaba que yo tenía un trastorno alimenticio y fue aún más doloroso que mis papás lo creyeran.

 

Con el tiempo entendí que lo que piense la gente es lo que menos te afecta, pues lo que uno piense de sí mismo es lo primordial.

 

Para ese momento emocional tan conflictivo mi apetito disminuía  y un proceso previo de ansiedad e insomnio empezaba a asomarse por la ventana, por lo cual me ví en la necesidad de alimentarme “mejor” en ese entonces alimentarme mejor era comer mucho, un montón lo que me pusiera en la mesa, algo así estilo papá de Remi en Ratatouille.

 

Mi familia, mi  ex novio, amigos mostraban un interés porque comiera, y a mí me costaba mucho trabajo terminarme un platillo, entre un proceso emocional complejo y ver que todos preocupados me ofrecían comida… al poco tiempo encontré un bálsamo de tranquilidad  en los alimentos grasosos.

 

De saltarme comidas, hacer ayunos, e inclusive no cenar, pase a querer devorarme el mundo, pasaba de los chilaquiles de Doña Vale, las tortas de tamal en la tarde, los esquites pre cena  al regreso a casa y todavía una mini cena en la casa y eso sí como 3 o 4 coca colas como parte de mi dieta.

 

Este cuerpo no es mío

 

No contaré detalles quizá pasó un año o 7 meses, para que de repente  mi ropa me avisara que sí estaba ganando peso y todo iba bien, hasta que subí 10 kilos y mi ropa dejó de quedarme y mi nueva realidad era que ahora me sentía sumamente culpable por haber comido tan desconciencia y subir tantos kilos y no darme cuenta.

 

En fin ya no podía parar de comer, la comida era mi aliada en estrés y ansiedad y ahora con la idea de que pensaba 57 kilos me daba pánico y lo único que logré era no dejar de comer y lo que sí  comía con gran culpa, que recuerdo varias veces romper  en llanto en diversas ocasiones después de comer, ya no había placeres culposos, ya era compulsión más culpa y de nuevo compulsión.

 

Mi relación con la comida era nefasta, que llegué a desarrollar miedo a la comida.

Entender “la belleza” me fue liberando

En mi proceso de recuperación  me encontré haciendo la tesis sobre la descripción de la belleza femenina en la marca Miss Dior, lo cual me obligó a  ver que la belleza, en lo que se refiere a los cánones en la historia eran tan distintos desde la prehistoria, la edad media, el Renacimiento hasta nuestros días y dependía en gran medida de la cultura y el contexto.

 

Que pude darme cuenta que la belleza francamente siempre había sido subjetiva y difícil de explicar por todos los filósofos  y escritores de la historia desde Platón, Aristóteles , Kant, hasta Simone de Beauvoir y el mismo escritor y pensador de nuestro tiempo, Umberto Eco dedicó un libro entero a la belleza “ La historia de la Belleza” y al final nadie pudo encontrar un concepto universal.

 

Porque simplemente no existía la belleza era compleja, cambiante, con un rostro distinto según el contexto, la época, el país, la cultura. Eso me hizo quitarme un peso de encima, si para la belleza no había reglas porque esforzarse en mantenerse de acorde a la moda, cuando hay tantos vestidos y estilos que usar.

 

Sanando mi relación conmigo lo que menos me importaba eran las medidas, sin embargo lo que pasó meses después fue algo que cambió completamente la relación con mi cuerpo.

 

“Hola soy la reportera gastronómica”.

En mi camino apareció la vacante de reportera gastronómica, en realidad yo no sabía nada, sonaba divertido, pero hasta ahí, estoy acostumbrada a contar historias, pero lo que encontré me sorprendió e hizo de  la comida mi mejor amiga para siempre.

 

Entrar un mundo de sabores desconocidos y enseñanzas constantes, el compartir la sobremesa con foodies de corazón, entrevistar a gente apasionada por la gastronomía por el buen comer, me fue llevando a enamorarme también de todo el universo que envolvía los placeres de la comida.

 

Y percatarme que la gente que sabe disfrutar la comida es más libre y más feliz, más creativa y vive con menos culpa, y  muchos de ellos no son para nada gordos, al contrario son delgados sin complejos de ningún tipo.

 

Pues no era ya sólo ir  a comer sino conocer nuevas formas de cuidarme, consentirme, de descubrir, de viajar sin hacerlo, sin embargo este nuevo estilo de vida me llevó a mantener el ejercicio y aprender a escuchar a mi cuerpo  y relacionarme con el placer.

 

El placer de comer sin culpa, porque simplemente amas tu cuerpo y sabes que mereces lo mejor, el placer de disfrutar tus platillos sin la prisa, de Tengo que irme, debo irme, comer con prisa ahora me parece de las peores infamias de la vida, hay que gozar cada mordida.

 

Me sentía de verdad como en la novela de Elizabeth Gilbert  Comer, Rezar y Amar, cuando la protagonista se da cuenta que  su relación con la comida al estilo gente americana era muy distinto al que tenían los italianos que aprendían a disfrutar cada bocado de su pasta, de su pizza, de sus espárragos, de su burrata y maridarlo con una buena copa de vino tinto.

Aprendí a escuchar a mi cuerpo cuando tiene hambre, cuando ya no quiere comer porque está lleno  o discernir entre qué comer de acuerdo  a cómo me siento, si me falta energía, si necesito tranquilidad, si algo grande para disfrutar entre amigos, o algo ligero.

Me enamoré de la comida y por fin entendía que  no era un placer culpable comer no tiene porqué serlo, al contrario comer bien y bonito nos hace sentir bien  en todos los sentidos.

Y entender que puedes hacer de la comida tu amiga te libera, en absoluto yo no me preocupo por cuántas calorías tendrá una pizza, o un cheesecake, no pienso en dietas para mantener mi peso y me parece absurdo que aún existan libros o artículos que inciten a las dietas.

Cuando comer es un estilo de vida, no tiene porqué ser un estructura jerarquizada de alimentos para mantenernos en el peso ¿aceptable? Para la sociedad, y sigo pensando que el ejercicio es fabuloso para sentirnos mejor pero no como ideal para alcanzar la figura ideal y llenar los vacíos de nuestras propias inseguridades.

Concluyo conque estoy tan enamorada de la comida como de mí.

 

Tenía que compartirlo aquí las razones del por qué La La Land tocó esas fibras delicadas de sentimientos que se despiertan cuando algo nos conmueve no importa si te  roba una sonrisa,  una lágrima o simplemente tanta belleza te estremece.

 

la-la-land-musical-bueno-1b
Foto: Especial

 

En pocas palabras “Me encanta La La Land” me ha dejado tocada en el buen sentido de la palabra, conmovida y con  esa dosis de inspiración para seguir enfocada en lo que sueño.

Mi escenario era perfecto para que yo amara La La Land  justo el día que renuncié a un empleo que ya no me permitía hacer lo me hace feliz  después de dar mil vueltas,   salí de  aquel lugar con la convicción de seguir mis convicciones , liberada sonriente, pero al mismo tiempo con la incertidumbre de esa búsqueda y lo que eso conlleva, salí de la oficina corrí por una rebanada de  pizza y decidí meterme al cine a ver aquella película de la que muchos hablan maravillas y otros salen decepcionados.

Sin muchas expectativas, me dije a mí misma sólo quiero sentir…

 

La sorpresa fue más que conmovedora

La La Land es amor, piano, jazz, locura y sueños alimento perfecto para los nostálgicos y románticos que sin duda encontraran un delirio de belleza que es difícil no causar alguna impresión por sublime o pequeña que sea.

Y es que la película es enternecedora, conmovedora  que no pude evitar reflejarme en la piel de Mía Dolan (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling).

El argumento es simple Mia ( Emma)  es una aspirante a actriz que trabaja en un café en Los Ángeles, lugar al que se mudó para poder lograr sus sueños,  asistiendo a casting tras casting sin éxito , Stone me parece una gran actriz y en esta cinta no pude dejar de  admirar su belleza y sencillez y por supuesto su voz tan frágil y potente al mismo tiempo.

la-la-land6

Sebastian, personaje interpretado por Ryan, un talentoso y nostálgico  músico de jazz que sueña con tener su propio bar para tocar aquella música que nació en los veinte en Nueva Orleans, Sebastian no logra ganarse el dinero más que como pianista de eventos o restaurantes  con música que no le agrada para nada y tiene un montón de deudas en su vida, sin embargo cree en él y sabe que algún día logrará su sueños.

La química que se desprende entre los dos es fascinante y la sonrisa franca de Mia y la fortaleza y  ese aire  enigmático de Sebastian me fue envolviendo entre paisajes, bailes, dulces besos , música,  momentos plagados de romanticismo y palabras  cargadas ese “No sé qué”, pero que me llegó al alma y me conectó con el amor, el amor siempre en medio de los sueños que no es nada  menos que otro amor uno muy verdadero.

LLL d 29 _5194.NEF

 

Mia y Sebastian se conocen y se irán enamorando deslumbrándose de la belleza de  sus almas soñadoras, ayudándose el uno al otro a empoderar sus sueños y afrontar la realidad de la vida con la dosis de un amor auténtico que sin duda nos recordará al primer verdadero amor.

Sin embargo aunque muchos la consideran una fórmula más del cine Hollywoodense creo que hay algo que se escapa de la clásica historia de amor feliz estilo Disney, donde toda la tormenta acaba al estar  juntos,  aquí pasa lo que pasa siempre  sucede , las fases  del  enamoramiento en su máxima expresión para dejar paso   a  la realidad para hacernos ver que el amor en pareja al igual que los sueños no es algo sencillo, sin embargo no hay dramas en absoluto.

la-la-land

Disfruté La La Land desde el primer momento por las canciones, las voces, el vestuario, ese aire vintage aunque está ambientada en la época actual, las referencias a otros musicales son muy marcadas, en diversas escenas te evoca a Singin´ in the Rain, sobre todo, Mouling Rouge, Vaselina.

 

Acompañado de un  soundtrack tan apropiado que aparece en el momento justo, sin forzar las canciones para encajar en las escenas como en otros musicales,  un soundtrack con piano, jazz, matices altos, bajos, y el fabuloso contraste entre la voz suave y aguda de Emma  y la sobriedad del tono de Ryan.

 

Muchos la consideran la historia clásica, la fórmula de Hollywood que nunca falla sin embargo no es la historia de amor estilo princesas de vivieron felices por siempre, es el amor real con sus  respectivas etapas, de la proyección del enamoramiento a la estrepitosa realidad de que no es fácil estar juntos y cumplir los sueños no son tan fáciles.

lala-land

Lejos de pensar en las nominaciones al Oscar y las expectativas generadas en torno a la más reciente cinta de Damien Chazelle (Whiplash) . Considero que La La Land merece una oportunidad  en la sala de cine… mientras tanto yo seguiré oyendo city of stars por un montón de tiempo

 

 

 

Carta a él, una vez más a él

Que ¿qué pienso de ti ahora?, a estas alturas del paso de los días y meses, de no volver a verte,  de habernos dicho adiós, debes saber que estoy muy bien, francamente bien, así sin aparentar , ni fingir sonrisas, ni pretender demostrar lo que no, en fin quiero que sepas, quizás me leas alguna vez, o tal vez no, pero si esta carta te llega, ten en cuenta que ya no pretendo olvidarte, no pienso borrar, ni romper tus fotos, ni deshacerme de tus regalos, de la joya preciosa que me diste en nuestro tercer aniversario, ni de la muñeca tradicional mexicana a la que puse mi María que me compraste en el mercadito de artesanías, en nuestras andanzas por San Ángel, ni de mi chamarra con mangas tejidas beige que me hacían sentir protegidas,  ni la carta que me escribiste en mi cumpleaños número 20, donde decías que pocas veces en la vida nos encontramos a alguien verdaderamente especial, milagro cósmico le llamo yo.

 

Pero seré honesta  y reitero mi franqueza que por mucho que te haya amado  quizá como a nadie y como nunca, que nuestros caminos deben estar separados, cada quien debe volar con sus propias alas, montar su propio caballo y coexistir como el sol y la luna, en el mismo mundo pero cada quien por su lado, tú ya sabes quien es el sol y quien es la luna, ¿verdad, querido?.

Pero lo que sí puedo asegurarte es que siempre me acordaré de ti, cuando vea alguien contemplar una obra de arte  en un museo posando su mano en la barbilla, analizando cada detalle, desde el color, la forma y el contexto, pensaré en ti, francamente en ti, y en todas las veces que fuimos al MUNAL, a Soumaya, a Bellas Artes, al MAM, a Franz Mayer, y a la casa azul de Frida y  en todos esos museos que visitamos en nuestros trayectos y andanzas,

Así mismo si me encuentro a alguien que me diga o mencione como referencia en una conversación la película 2046 de Won kar Wai o Alphaville de Jean Luc Godard, o que me diga que ha leído los libros de Juan García Ponce, o le guste  Paul Éluard , si es que raramente llegará  a sucederme, pensaré en ti y sabre que ahí estás sin estar.

 

Y en cada flamenco y grabado o pintura taurina, y las las expresiones españolas  estarás tú infinitamente.

En fin quizá algun día,nos encontremos y nos tomemos un café en la ciudad, yo un frappe y tú un chai,  probablemente recordemos viejos tiempos, ese amor que vivimos con tantos y tantos recuerdos, nuestros amigos, nuestros profesores, las viejas bromas, las risas, los llantos, nuestras ridículas peleas, cuando nuestra locura se convirtió en neurosis que nos mató , o quizá hablemos de cosas mása anecdóticas como  la mojada de nuestra vida en el bosque de Chapultepec dónde nos quedamos atrapados más de una hora en el quiosco, o ese viaje   a las playas de Oaxaca, donde conocí Zipolite  y dormimos en una cabaña a un costado del mar, escuchando las olas bravías y vimos las estrellas y la luna  desde la ventana,  qué cosas pues de tanto  podríamos hablar.

Seguro pensaremos  en lo hermoso que fue habernos conocido y entrelazar nuestras vidas durante varios años y diremos qué maravillosamente perfecto  fue coincidir en la vida, el habernos amado es una de las cosas más bellas que nos ha pasado, si es que llegamos a vernos nos  abrazaremos  como cuando nos encontrábamos las primeras veces ,  pero al fin y al cabo retomaremos caminos diferentes, distintos,  y quizá  ya no vuelva a verte.

Pero si en otra vida yo vuelvo a encontrarte , y si cruzamos miradas o palabras  seguro sentiremos una magia, una nostalgia llena de belleza,  de esas que  te hacen sentir bonito cuando conoces a alguien que nos ha conocido, no sabré ya quién eres, pero seguro mi alma sentirá una conexión contigo, porque alguna vez estuvimos francamente unidos como quizá pocos lo han logrado.

 

Te llevaré siempre, aunque estemos lejos y  no nos volvamos a ver.

librocoqueto

Me comprometo a vivir con amor

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Psic. Beatriz Acevedo

Mi misión es ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas a través de la terapia psicoanalítica

Diana Mirelle Spanish Teacher

Hola soy Diana, radico en la Ciudad de México, si eres extranjero y quieres aprender español, contáctame.

Arantxa Castillo

Contar historias, imágenes y palabras.

el eterno gourmet

AFICIONADOS AL PLACER

Felices pasos

Me gustan los tacones, me gustas tú.

Ruta ociosa

Ocio y aventura en un mismo sitio

TIPS DE FER

by Fer Gallegos

El eterno femenino

Por Arantxa Castillo

palabrasaflordepiel

Y un poquito más adentro

imaFEMario

UN ESPACIO VIRTUAL PARA LA IMAGINACIÓN FEMENINA

supermujer.net

Psicologia de la mujer, inteligencia emocional, bienestar, belleza y salud.

!Déjenme vivir! Blog

Explorando medios de insumisión civil que permitan el experimento de vivir

SandraVicen

Marketing Internacional

tallerdecaligrafia

Taller de caligrafía en la ciudad de méxico. Uncial, gótica, cancilleresca, cursiva, brushpen y todo sobre tintas, papeles y herramientas.

Desde la jaula

Donde la opinión no siempre es lo que se dice

Muñecas Recortables

Just another WordPress.com weblog

A %d blogueros les gusta esto: