No fue sencillo tomar esta decisión, pero dada mi experiencia personal con las noticias, fue una de las decisiones más sanas y positivas que he tomado en mi vida. Como estudiante de Comunicación, reportera, y persona altamente sensible con síntomas de ansiedad. Fue muy duro, verme siempre trastocada por las noticias de sucesos violentos, que me generaban demasiada empatía, dolor, sugestión, malestar y el doble de ansiedad que ya traía.

Me costó muchos años, el poder encontrar herramientas para hacerle frente al hecho de estar expuesta a noticias, superar mi ansiedad para  canalizar mi empatía de una forma productiva o mucho más sana para mí. Es algo con lo que aún trabajo cuando me enteró de cosas que me hacen sentir mal.

Sin embargo mi decisión es tomada porque en una sociedad tan violenta como la que vivimos, donde estamos rodeados de micro y macro violencias todo el tiempo.Los noticias promueven más violencia a través de sus contenidos y la forma en que los comunican.

La mayoría en su  afán por vender distorsiona la realidad;  muchas de esas noticias están llenas de escándalo, morbo, carecen de perspectiva de género, inundadas de posturas políticas, o hasta personales.

No existe ningún tipo de neutralidad, promueven juicios, etiquetas, posturas e ideologías. La forma de hacer periodismo de muchos medios carece  de ética , lo sabemos y estamos siendo permisivos. Un evento, un incidente se magnifica según la cobertura que le den los medios, mientras que otros se ignoran y se da por hecho su inexistencia.

Titulares escandalosos e imágenes perturbadoras y como resultado tenemos una sociedad más dividida, atemorizada, que le ha quitado foco a crear un a sociedad más constructiva, porque solo ven el peligro, la violencia, el morbo, el caos.

Las noticias  están escritas con la mirada de quien lo escribe, lo sabemos quienes nos dedicamos al periodismo. El problema es que muchas de esas miradas carecen de consciencia y  de ética, y hay un montón de gente allá fuera que cree que sí lo leyó en el periódico o lo vio en la televisión o una nota en internet, es la VERDAD.

Esa gente tiene familia, tiene hijos, esa gente va a oficinas a compartir lo que vio, esa gente está formando nuestra sociedad. Esa gente está creyendo en eso y partir de ahí está tomando decisiones en su vida, entendiendo una realidad.

También hay noticias agradables, hay grandes avances en la humanidad, cada día pasan cosas buenas. Información que nos ayuda a alcanzar nuestro bienestar y generar una sociedad más realizada, empática, generosa y en paz, pero eso no está en los noticieros.

Ademas no quiero contribuir a seguir sosteniendo a industrias que son sumamente inhumanas con sus trabajadores, que se enriquecen  a través de sus contenidos, mientras pagan mal a sus trabajadores.

Por eso decidí de ver noticias, porque no son constructivas para mí.