El pasado mes de marzo, cumplí 9 meses de haber dejado la casa de mis papás para emprender mi nueva vida independiente, aquí en esta colonia que me gusta tanto,La Roma, no tengo muchas certezas sobre lo que quiero o querré para mi futuro,pero vivir aquí por mucho tiempo, es una de ellas.

El post de hoy va dedicado al dinero, porque es un tema importante en mi vida ahora, es el TEMA por el cual muchas personas no se salen de casa de sus padres, y el que me daba más miedo a la hora de dejar el nido, pero sin duda, algo de lo que es inevitable no hacerte cargo una vez que empiezas a rentar.

La realidad es que si quieres mejorar tu confianza en ti y tu relación con el dinero, creo das un salto enorme cuando te independizas, sólo así sabrás que eres capaz de pagar y resolver por ti mismo sin la ayuda de tus progenitores.

Yo por ejemplo me di cuenta que el estilo de vida que yo deseo tener, no lo podía tener con el trabajo de reportera que tenía en ese entonces,eran completamente incompatibles, por eso a los tres meses de vivir sentí que los gastos se me venían encima, todo pasaba, tenía deudas, pedía prestado, me enfermaba, gastaba en doctor, me robaron mi celular, me empecé a agobiar tanto, al grado que un día me encerré a llorar en mi cama diciendo:“Me rindo, ya no puedo con esto, necesito una señal”.No es que las cosas se resolvieran al otro día, verdad, de hecho laboralmente se ponían peor, #señalquizá, eso me hizo darme el valor de renunciar. Y es una fortuna que a las pocas semanas de la decisión de renunciar apareciera la oportunidad de un nuevo trabajo.

Ahora las cosas se sienten más fluidas e incluso mi administración con el dinero es mucho mejor, pero aún tengo mucho por mejorar, aún no tengo mi sueldo soñado que me permita vivir desaforadamente por el resto de mi vida. Hay muchas cosas que me son complicadas y me dan mucha inseguridad en torno a temas económicos. Cualquier decisión que implique cifras me pone a pensar mucho.

Pero es cierto estoy tranquila, ya no se me ponen los pelos de punta cuando me llega una factura pasada de lanza como la que llegó el mes pasado del sat, me relajo, respiro, lo tomo con calma (Bueno escribiendo esto último me recuerda mi agobio por esperar que la próxima no me llegue tan alta).

Creo que el dinero está sobrevalorado y minimizado al mismo tiempo en nuestra sociedad, desde las personas que harían cualquier cosa por dinero porque “El bien justifica los medios” y en la otra esquina están,quienes hacen lo que hacen por amor al arte, porque creen que el dinero corrompe todo, yo hasta algunos años me encontraba en la segunda categoría de personas que aseguran harán lo que aman así ganen poco o nada, porque mi felicidad está en hacer lo que me gusta, pero la realidad es que ahora pienso que el dinero y lo que amas no tienen porque ser antagonistas, y tus valores no tienen porque ser transgredidos para tener dinero. Creo que todos los oficios y servicios deben ser bien remunerados, es respeto al trabajo y tiempo de otros.Reconocer que todos merecen ser pagados de manera digna es empezar a reconocer que tu también mereces que tu trabajo sea valorado.

Anuncios