En los últimos años me doy cuenta que cada quien parece tener una noción diferente de que es el feminismo;  todos tienen  su propia definición; y parece que no nos ponemos de acuerdo.

La mía, me la cuestiono nuevamente, la entiendo no solo como la búsqueda de nuestros derechos y la equidad, la mía, muy personal va de un cuestionamiento constante  sobre nuestras ideas, valores, comportamientos preconcebidos, me interesa poner en duda los estereotipos desde hace bastantes años, desafiar los cánones tanto como las conductas y creencias. 

Para mí mi feminismo ha sido desde la universidad, leer a mujeres y sobre mujeres, esa ha sido mi mayor revolución, poner en duda las revistas femeninas y analizarlas con lupa durante mis clases de investigación la maestra Griselda en la carrera, y obviamente hacer este blog y comenzar mi club de lectura femenino; es mi forma de hacer feminismo.

Francamente hay palabras y temas que no suelo abordar cuando hablo sobre feminismo, nunca usaría la palabra lucha porque para mí la lucha no sirve, le da poder a eso que no quieres, te quita energía para enfocarte en eso que si quieres.

Honestamente  hay un postura feminista con tintes fuertes de victimismo que tampoco disfruto y de hecho me irrita mucho, cuando veo alguien hablar del acoso y la violencia de género poniendo a la mujer como víctima del patriarcado, del hombre “malo” que nos “daña y lastima” ; a mí no me empodera ver a la mujer como una  víctima de algo, un fenómeno social o una persona, me arrebata la posibilidad de saber que puedo  cambiar una situación, me pone en un lugar de indefensión que no quiero tener y ninguna mujer debería asumirla por más complicada que se se encuentre su vida.

El otro día leí un  twitt de alguien que decía “Sí otra vez, te vinculaste con un macho de mierda deja de pensar que los atraes o que por algún trauma buscas a los violentos, es pura estadística, los onvres no están haciendo lo que tienen que hacer para dejar de ser mierdas” y un montón de likes que causaron terror.

¿Por qué? soy la primera en apoyar en que a nadie que haya vivido un acto violento se le deba culpar; nunca en la vida las personas necesitan apoyo y comprensión para salir adelante, pero francamente es muy inconsciente pensar que no elegimos a nuestras parejas con base a nuestros programas  inconscientes de creencias que heredamos en nuestros hogares con las experiencias de nuestros padres; y que misteriosamente uno tiene vínculos con personas así por coincidencia por “mala suerte” por “karma”. Claro que NOOO.

Eso no tiene que ver con machismo o feminismo; pero por existen las terapias, que nos ayudan a entender porque vivimos ciertas experiencias en la vida y que nos ayudan a tomar la responsabilidad de nuestras vidas y cambiarlas.

Me aterran los likes y comentarios a favor en ese post porque sé que esa postura, al menos a mí no me gusta, me parece que te lleva más por el camino de la queja y el drama colectivo; y yo prefiero discursos de poder, de entender que como mujer puedo encontrarme en una situación con un contexto machista y en lugar de quejarme, me responsabilizo de mi vida y  tengo el PODER de cambiarlo  o la LIBERTAD DE responder, reaccionar siempre a mí favor, sin importar cuales sean las circunstancias en las que me encuentre; esa es mi opinión.

PD: Hay debates que no me interesan ganar, este sería uno de ellos.

Anuncios