De todas las cosas de vivir sola creo hay solo dos que me preocupan; una de ellas es la cocina, es que sí hay motivos, mi relación con la comida es una cosa, pero yo cocinando, creo que al menos hasta ahora no lo hago ni en defensa propia y vaya  me interesa el asunto.

 

Con dos tazas de arroz, echadas a perder así como los frijoles quemados, admito que me ha dado hasta tristeza, pensar que al paso que voy solo perfeccionaré mi técnica con las ensaladas y las quesadillas y es que cuando algo me sale bien en la cocina, es tan épico como el triunfo de AMLO, me emociona tanto, pero no es para nada la constante.

Pero¿Por qué no aprendí a cocinar? dice la vocecita… y recuerdo todo,en casa solo cocinaba mamá, vengo de una familia donde solo las mujeres cocinaban, los hombres no tocaban ni el sartén; nunca tuve necesidad de aprender porque siempre me cocinaba mamá, mis abuelas o mis tías; supongo que poco a poco fui asociando la cocina a esos ámbitos propios de las mujeres, que las obliga a servirle a sus hombres (Qué espanto, ni loca pensaba someterme a eso).

Seguir leyendo “No sé cocinar¿alguna receta?”

Anuncios