En años atrás no había sentido interés por las cultura de las geishas; pero hace algunos años en la televisión vi un fragmento de la película de Steven Spielberg “Memorias de una geisha” basado en el bestseller homónimo.

DSC_0863

Recuerdo casi a detalle una escena que robó mi atención: era un grupo de geishas bailando en un escenario con kimonos bordados de flores con colores muy llamativos, con movimientos sutiles, seductores; y una voz que  decía que las geishas no eran prostitutas, eran artistas del entretenimiento, se preparaban toda una vida para bailar, cantar, tocar instrumentos, preparar el té, y ser una compañía de altura  para cualquier hombre (algo así más o menos).

DSC_0865

Ese minuto me atrapó lo suficiente que me prometí leer el libro alguna vez, entre tantos pendientes y libros a medias como tareas inconclusas, por fin el año pasado lo  encontré en oferta y lo compré.

Me he puesto a leerlo en los últimos meses, con más frecuencia desde diciembre

Tanto que ayer me aventé 4 horas porque no quería parar y estoy francamente alucinada, seguramente en las próximas conversaciones voy a mencionar algo del libro, de las geishas o geiko  y quizá lo saqué a propósito del Té, del método de Marie Kondo, de Haruki Murakami o mientras esté tomando matcha o comiendo ramen.

¿Qué nos cuenta este libro?

Este libro narra las confesiones  de Sayuri, una geisha muy  importante en Japón, del periodo entre guerras, que va contando  su historia desde la niñez, cuando fue robada junto a su hermana y llevada a Kioto  el barrio en donde fue vendida a un okiya (casa de geishas), para hacer labores domesticas como una niña esclava.

En esa época era común  robar y vender niñas y jovencitas a los okiyas, ellas  eran obligadas a realizar labores domesticas a cambio de techo y comida  y si eran  bonitas las preparaban para convertirse en geikos o geishas( una deuda muy costosa para ellas) pues aparte de todo en la Okiya se les cobraba sus años de preparación.

El personaje principal es Chiyo nombre real de Sayuri antes de ser geisha; y en libro se narra que sus ojos grises eran demasiado espectaculares y llamativos, cuya belleza se vuelven su principal atractivo para considerarla una posible aspirante y aprendiz; con ello lograría al menos un rango mayor de libertad, al ser tan violentada por la tía y la mami (okaasan), encargadas del okiya y el negocio y por Hatsumoto  la geisha principal de esa casa.

Poco a poco el libro nos adentra a las etapas que pasó para ser una geisha:desde sus primeros años  en la okiya, sus fase como aprendiz tomando clases para tocar el shamisen o aprender a bailar o servir el té con clase  y delicadeza  y otros momentos no tan placenteros que formaban parte de su día a día.

Shamisen en Pinterest

Pero hay un aspecto fundamental que sin duda que le da un plus especial a sus páginas y enriquece mucho la lectura.

Con una descripción detallada que te adentra en el universo de las geishas ;con kimonos,noches de sake y muchas ceremonias del té; que forman parte una atmósfera femenina de belleza, seducción, delicadeza y opresión hay una  apasionada dedicación al arte, la disciplina, la perfección.

La palabra geisha proviene de los fonemas Gei: artista y sha: persona, o sea artistas del entretenimiento, ok aclaro la primer confusión generalizada no son prostitutas, sino mujeres que sabían dominar las artes de la danza, la poesía, la música, con las cuales se dedicaban a proporcionar entretenimiento y diversión en los eventos en banquetes, ceremonias de té, o festejos, ocupando un lugar primordial en la sociedad japonesa.

making tea at miyakonabe , miki suizan ca 1924.
Making Tea At Miyakonabe by Miki Suizan 1924

Memorias de una geisha muestra muestra aspectos íntimos de la cultura japonesa como por ejemplo la importancia del té y el sake para los japoneses, pues casi  todas las reuniones, conversaciones de asuntos importantes o triviales, las fiestas, los eventos , los rituales se daban  en las casas de té; que eran tan frecuentadas como los bares o las cantinas en la cultura occidental.

geisha kason susuki ceremonia tea
Ceremonia del Té por Kason Susuki

Explica también estos rituales, las creencias,costumbres y las tradiciones que envolvían a las geishas como por ejemplo el arreglo personal cuya importancia era tan sagrada donde cada detalle se respetaba al pie del la letra de forma ceremoniosa e incuestionable, como un hábito realizado con excelencia.

El vestuario, el peinado y el maquillaje tenían un por qué, de acuerdo a su rango de aprendizaje y edad;  sin embargo el polvo de arroz, la pasta blanca, labios rojos y delineado son básicos sin embargo las aprendices o maiko usan maquillaje más rosado y las geishas son más sobrias.

Lass telas  con las cuales se hacían los kimonos y  como es que  los detalles de esta prenda como estampados, colores,el cuello, el obi (cinturón), las mangas y los diseños tenían un significado particular para diferenciarlas entre geishas y maikos.

Tsukioka Yoshitoshi
By Tsukioka Yoshitoshi

También se menciona de los excesivos precios que podía alcanzar este tipo de vestuario y lo que representaba esta indumentaria por su belleza y elegancia, un símbolo de seducción.

Con el peinado lo mismo, para las maiko el moño era tan elaborado y costoso, que muchas chicas se acostumbraban a dormir en una almohada con un hoyo en medio, para no arruinarlo, porque era una vida dedicada no sólo a la confección de las artes sino a la belleza.

kason Suzuki 1860-1919 - B
kason Suzuki 1860-1919

takeuchie keishu

Otro tema es la perspectiva de género como mujeres objeto de deseo, que venden su mizuage al mejor postor, que obviamente no eligen ellas sino la geisha mayor encargada de su aprendizaje, sin este paso no lograrán convertirse en una geiko.

También se hace mención de los danna, que generalmente eran hombres poderosos y aceptados como sus amantes, por lo que su deber era costear  las clases, los vestidos, arreglo personal,gastos médicos y de alimentos que pudiesen tener sus geishas;esta parte es bastante cuestionable porque la protagonista reflexiona que mientras mujeres occidentales se espantaban al  oír esto,  ella creía que para muchas mujeres no había mucha diferencia en tener un esposo o danna.

Además se añade el contexto histórico donde la segunda guerra mundial  trastoca a las geishas así como de todos los habitantes de Japón, ellas se retiran de ese mundo de belleza y entretenimiento para afrontar la crisis colectiva, e incorporarse a la mano de obra y una incertidumbre que terminaría por calmarse después de la guerra.

El libro es muy fácil de comprender y cada término es explicado para el lector dentro del relato; no puedo más que darles una sincera recomendación y animarlos a leerlo.

Ya para  cerrar quise adornar este post y me di a la tarea de colocar a lo largo de este post  varias imágenes que encontré en la Google Arts & Culture donde encontré mucho arte inspirado en las geishas o geikos y en todos esos rituales y momentos cotidianos; son una verdadera belleza, veo las imágenes y me envuelve tanto que siento que quiero estar ahí.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios