Buscar

El eterno femenino

Por Arantxa Castillo

mes

diciembre 2017

Tan joven y tan vieja por eso soy Sabinera

En el mundo he observado que están los que no han escuchado a Joaquín Sabina y los que sí y lo amamos o quizá los que no les guste para nada, aun nos conozco muchos de la tercera categoría yo me quedo en la segunda lo oí y me enamoré.

sabina

Estoy segura que Joaquín Sabina es los eventos más afortunados que le han ocurrido a la música hispanoamericana contemporánea. Es un artista por demás extraordinario,   genio y auténtico al máxima potencia pues en una época donde nada parece nuevo y muchas cosas copias sin alma su música es un bálsamo para mí, porque no hay sonido, letra, estilo  que se le parezca, ni tendencia musical que irrumpa en su arte, porqué eso hace Sabina: Arte puro.

Conocido como Joaquín Ramón Martínez Sabina nacido en Úbeda Jaén, España, el 12 de febrero de 1949 bajo el signo zodiacal de Acuario como yo :), casi  compartimos cumpleaños, es un cantautor, poeta y pintor que inició su carrera musical a mediados de los años setenta  con una historia tan extraordinaria como su leyenda, más de cuatro décadas de historia y el tío andando dejando un legado enorme que yo espero en los próximos años me aparezca la noticia de Premio Nobel para Joaquín Sabina.( ay qué emoción)

Sabina estudio Filología románica en la Facultad de Filosofía y Letras de Granada, y ahí descubrió grandes poetas latinoamericanos como César Vallejo y Pablo Neruda, aunque claro su pasión por la música y su afinidad literaria y poética estaba despierta desde la secundaria cuando leía  Jaimes Joyce, Marcel Proust y Herbert Marcuse y le pidió a su papá a su guitarra.

Aunque en su juventud sus creencias izquierdistas lo llevaron a pertenecer a grupos anti franquistas y lanzó una bomba molotov contra una sucursal del Banco Bilbao  fue detenido por su propio padre y se mantuvo en un corto exilio en la ciudad de Edimburgo en Londres.

Joaquín formaba clubs de cine, montaba obras de teatro y se ganaba la vida cantando en bares, restaurantes y en el metro, era poeta ya desde entonces, aunque él siempre ha insistido que poeta “es un traje que le queda demasiado ancho”.

Las influencias de Sabina  son tan diversas que para mí ha creado un lenguaje único de metáforas y referencias y chistes poéticos que sólo sus fans podríamos descifrar y es que hasta tesis le han dedicado a sus canciones, sonetos y versos.

Y es que las referencias van desde el rock anglosajón, Bob Dylan, Leonard Cohen, The Rolling Stones y  las latinoamericanas como Chávela Vargas, José Alfredo Jiménez, el tango de Gardel, de Homero Manzi, Discépolo y la poesía de César Vallejo, Raúl González Tuñón, Rafael Alberti, Jaime Gil de Biedma y pff seguro me quedo cortísima aquí, pero todas estas alusiones van acompañadas de ironía, sarcasmo, nostalgia, poesía, metáforas.

¿Por qué amo su música?

Es una herencia de un ex novio, de “cuyo nombre no me quiero acordar”, pero no es esa la razón primordial sino  que en su música encuentro las metáforas de  las cosas que me pasan, me han sucedido o siento en ese determinado momento, pero alguien las escribió de una manera tan elegante, poética  y sarcástica que nunca se me había ocurrido a  mí, ni se lo he leído a alguien más por lo que siempre tengo que celebrarle y enfiestarle miles de estrofas  como “Lo nuestro duró lo que duran dos peces de hielo en un whisky on the rocks”,  “Te morías por volver con la frente marchita cantaba Gardel” .

En fin sus canciones además muchas de ellas, son historias con música, tiene canciones visuales como películas en las cuales puedo imaginarme sin problemas las historias con todo y personajes como postales de paisajes muy vividos como las describe en muchas canciones suyas…  “Y nos dieron las diez” por ejemplo.

 

 

Anuncios

Eat, pray and Love, Elizabeth Gilbert y yo

Y esa búsqueda por ser feliz

Hace un año compré el libro de Comer, rezar y amar, si este libro que se volvió muy popular  que se inspiró en la película del mismo nombre que protagonizó Julia Roberts y Javier Bardem en 2010 ( la cual no me convence del todo, pero adoro a Bardem, a Robert y a James Franco).

Confieso y admito que el libro me ha gustado un montón, me ha atrapado desde sus primeras páginas y celebro muchos fragmentos y varias citas del libro.

Hay cosas que me gustan mucho de este libro y merecen ser mencionadas. 

Es un relato poderoso, entretenido, divertido y sobre todo muy  honesto y humano, Elizabeth Gilbert,  un relato poderoso, entretenido, divertido y franco y muy humano que hace  Elizabeth Gilbert, una escritora americana, quien narra su experiencia personal al emprender la búsqueda de sí misma en un viaje por Italia, la India y Bali. después de su tormentoso divorcio  y una ruptura traumática.

Los diálogos internos y soliloquios consigo misma son fabulosos, donde ella hace una retrospectiva de su personalidad, de su historia de vida, pero con mucjo sentido del humor. 

Me encanta su valentía para narrar sus torpezas y reírse de sí misma, de compartir sus vicios, su neurosis, sus issues, sus deseos, sus análisis de sí misma. Me identifico mucho con ella, ambas escribimos, somos periodistas, amamos la pizza, el italiano y el yoga, hablamos hasta por los codos y adoramos entrar a las entrañas de los relatos ajenos de las personas y sí al igual que ella considero que vivo en la frontera de dos mundos entre la mentalidad de ayer y la de ahora. Me encuentro en medio de dos mundos y puedo aprender de los dos.

Elizabeth comparte anécdotas de su  viaje a Italia a Roma, a Florencia, Siciliay su exquisito encuentro con el placer a través de su gastronomia  y la calidez de los italianos con il dolce far niente y el gozo de la vida por sí mismo, al igual sus andanzas con la meditación y la oración en el ashram de la India con el fin de silenciar la mente y en Bali la búsqueda del equilibrio.

 Creando de una forma simple un retrato personal pero profundo de las culturas a partir de las costumbres, deseos y rutinas de la gente de Italia, La India y Balí, las cuales son acompañadas de datos históricos, legendarios y curiosos de esos países que le dan un plus y enriquecen el relato que es demasiado fluido entre líneas y me hace reír en varias páginas, me conecta con mi propia historia de vida.


Adiós insomnio

La historia de cómo volví a dormir….

Audrey Hepburn

Por fin estoy lista para contar  sobre mi horrible faceta de insomne  que pasé durante meses. Este 2017 he tenido unas noches larguísimas, veladas infinitas y no por andar de fiesta, ni de parranda, ni mucho menos  es que tuve un insomnio tan enorme que  llegué a crearme una lista personalizada de pasatiempos para las madrugadas para enfrentar la desesperación.

Tengo que contar que todas las noches y madrugadas que no pude dormir me animaba pensar que escribiría este texto en el blog con la esperanza de darme ánimos de que esto quedaría atrás aunque no sabía cuándo por el momento se me había salido de las manos, pero tenía  la motivación de  hacerlo porque seguro habría personas que leerían mis palabras con la intención de que sean bálsamos cargados de humor y esperanza de que TODO PASA, aunque se nos olvide.

Érase una vez

Todo comenzó con dos noches  de insomnio aisladas que no me sorprendieron mucho. Estaba preocupada por ciertas cosas así  que había motivos para alterar mi sueño, me había pasado en otras veces,  hasta que la siguiente semana se repitió  y al llegar  la segunda noche o tercera  con el mismo problema otra vez yo en la cama pasando una velada larguísima otra vez la sexta del mes me estaba provocando angustia y miedo.

En fin al día siguiente recibí la llamada de la editora del medio en el que trabajo actualmente  para hacerme una entrevista. Lo cual  para mí fue  la señal de que era la llamada que necesitaba en ese momento y que quizá esto me vendría bien para quitar mis preocupaciones  y sí así fue por un mes.

Volví a dormir sí y todo parecía que iba bien. Pero tan pronto  terminó julio siguió agosto y bueno  mi sueño comenzó a tener unas alteraciones rarísimas y que empezaron a preocuparme. Sí bien lograba conciliar el sueño porque mis jornadas de trabajo son larguísimas

El insomnio empezó a llegar en las madrugadas. Me despertaba a las 4 o 5 horas de haber dormido y no podía conciliar el sueño  aunque tuviera la oportunidad  traté de no darle importancia, pero tenía noches peores de dormir 2 o 3.

Al poco tiempo el asunto empezó a traumatizarme y agotarme física y mentalmente. Irme a la cama era subirme al ring de boxeo pero yo nunca le ganaba era el boxeador golpeado de la esquina. Ya no me me daba miedo quedarme dormida sino despertarme en las madrugadas cuando el sol aún ni se asomaba y yo parecía estar fresca. La escena se repitió tantas veces  que me parece una secuencia de película yo  despertando angustiada con taquicardias viendo la ventana que reflejaba su oscuridad, sintiendo pánico de ver el reloj y contar las horas que habían transcurrido desde que vi el móvil por última vez.

“Y si son las 3 am y si son las 4 am o las 6 am, no veré el celular, bueno sólo esta vez”.Me prometía no ver más el celular pero lo primero que hacía era ver el reloj  y contar las horas que dormí. Deseaba con el alma volver a despertar con el sol en la ventana. A veces leía o limpiaba y otras veces daba vueltas mientras me contaba historias de terror  de lo que podía pasarme sino dormía mejor y otras veces porque no lloraba  de frustración y luego sacaba el tapete de yoga  y seguía sesiones de yoga guiadas en youtube.

A veces quería llamarle a alguien en mi insomnio y celebraba que me llegaran whats de mis amigos insomnes ocasionales y desvelados de toda la vida o llamadas de amigos en el extranjero eran bien recibidas.

No me preocupaba despertarme sino no lograr volver a dormir con esto me refiero que a las 5 am y 6 yo andaba súper despierta cuando nunca en la vida, o sea llegué a dormir como 4 horas por día durante unas semanas.

A los pocos días me vencía el sueño y volvía a dormir de 6 u 8 horas por un par de días y otra vez lo mismo.

Perdí la cuenta cuantas veces fueron las veces que me dije otra noche así y no voy a poder seguir  con esto me rehúso.

 

¡No pienses en elefantes rosas!

Si uno se obsesiona las cosas empeoran en menos tiempo de lo que uno se imagina. Sabía que ponerle foco no iba resolver el asunto, pero al poco tiempo ya era presa de mi miedo a no dormir bien y no tardé en obsesionarme con el asunto. Dedicándole mucho tiempo al tema ya no podía escapar de esto.

Leía sobre eso, mis búsquedas  eran sobre tipos de trastornos de sueño, tipos de insomnio, personas con insomnio, casos de insomnio crónico, alternativas para eliminar el insomnio, higiene del sueño parte I II y II, testimonios de superación de insomnio, personas con ansiedad e insomnio.

Y puse en marcha las técnicas claro sin dejar la obsesión con las amistades de confianza le dedicaba un rato al asunto parecía informante con diálogos tan preocupantes como: “Me encuentro bien aunque hoy dormí sólo 4 horas y media y bueno ayer sólo 3 y antier 5 horas” o diciendo  cosas tipo: “Llevo tres días despertando a las 6.30 y la semana pasada desperté  a las 5.49 dos días. No entiendo bien el significado”. Me acuerdo que mi mejor amiga me dijo el día que dejara  de obsesionarme con ello volvería a dormir como antes. En fin sabía que era cierto pero era mi propia víctima y verdugo. No podía liberarme.

Hasta que pasé una semana fatal justo una semana  antes del sismo dormí dos o 3 horas por día. Esa semana estaba fatal y definitivamente me di cuenta que tenía que aceptar que por el momento no me estaba ayudando.

Era una versión de mi misma zombie con un episodio de estrés elevadísimo que se alimentaba de la responsabilidad de mi trabajo y el miedo a no hacerlo por tener sueño todo el día y no estar óptima.

Confieso que ya no podía pensar con claridad en una semana empecé a ver todo gris  y estaba sumergida en una cansancio que no sé hasta la fecha como seguía mi vida. Ya no sabía si tenía más ansiedad, insomnio o cansancio y cuál de las tres me afectaba más.

En esa semana empecé a equivocarme con las notas del diario, tal cual  la editora me las regresaba y en efecto al leerme descubría que estaba escribiendo  las declaraciones de los entrevistados como las había escuchado y procesado en mi cabeza. Lo cual me generaba más preocupaciones mientras asistía  a los eventos de prensa con la misma  expresión de  Edward Norton en Figh Club.

Irritable hasta más no poder, sensible, cansada nivel Dios, ansiosa también, preocupada y bueno ahora sé que varias noches malas no acaban contigo y te permiten seguir como tu jornada laboral más o menos bien no es tan fatal como la mente nos dice.

Pero en ese momento fue el infierno  perdí la lucidez, la paciencia, la concentración, la fluidez, mis movimientos eran torpes, mi mente estaba ansiosa y aterrada y después de darle vueltas al asunto de pedir ayuda o no. Acepté que se me había ido de las manos y que si intentaba seguir resolviéndolo sola iba terminar fatal.

sleep

¡Ni una noche más!

Regresé al psicoanalista le llamé a pesar de que me resistía a regresar pensando que era un retroceso, cuando en realidad cada día estaba empeorando, mi estado emocional   en menos de 7 días era de malo a pésimo, tanto que hice cita con un psiquiatra en modo desesperación rogándole que me atendiera en día festivo vía telefónica porque lo que yo quería era dormir  y pensar en los procesos  y la cuestión de tiempo ya me agobiaba demasiado.

Con el psiquiatra entré con la esperanza de que me diera “las pastillas mágicas”. Ya no tenía cabida en mi mente para relajarme así que me recetó tafil. Me dijo que era un proceso que tardaría un poco pero que mi pronóstico no era nada agobiante era más ansiedad que otra cosa.

Dormí como bebé pero la “magia” no duró mucho porque al poco tiempo descubrí que mi ansiedad e insomnio eran resistentes y tan pronto me daba cuenta yo despertaba entre horas y tenía insomnio en la madrugada. En poco tiempo me elevó  la dosis pero no funcionó e incluso en mis días de estrés dormía igual de mal como si no tomará el ansiolítico

Tuve noches mejores y unas muy jodidas donde ya se combinaban  taquicardias en las madrugadas, pesadillas, ataques de pánico nocturnos, uno o dos episodios de falta de aire entre sueño que me obligaba a despertar y no me dejaban ganas de dormir otra vez.

Manos a la obra

Como buena reportera con ganas de saber más me di a la tarea de buscar alternativas y toda la información sobre el sueño, el insomnio, los ciclos circadianos todo en absoluto para poder ayudarme de todas las maneras posibles física, emocional y biológica.

Compré aromaterapia velas, cremas, aceites esenciales con lavanda, melisa, Rosa. Busqué cuáles eran las asanas de yoga posturas que generan mejor circulación en la sangre para poder dormir. Apliqué musicoterapia y luego música con ondas delta, música en piano de Disney, vaciado de pensamientos. Ejercicio hacía y  me ayudaba. Tomé melatonina el conciliador de sueño natural.  Tomé infusiones  de valeriana, de tila. Renuncié a tomar alcohol, cafeína y teína para evitar más descontrol.

Cambié la luz de la compu y el celular en modo nocturno programada a las 10 pm para no alterar mi ciclo del sueño.  Comí nueces, el vaso de leche tibia con miel.

Todas estas técnicas funcionaban a veces y otros días no, no las hacia diario, pero hago natación y yoga y esos días notaba que mi sueño iba mejor.  Asistía a mi sesión de psicoanálisis donde me percaté que tenía varias razones y emociones que podían afectar mi sueño ahí empecé con pequeños actos que comenzaron bajar mi estrés ante situaciones reales diurnas que me generaban estrés.

Y bueno las cosas iban mejor eso una vez a la semana tenía insomnio o ataques de pánico nocturnos o  algo similar pero todo iba mejor mejoraba y ya lograba dormirme después de despertarme. Dejé de obsesionarme con el tema pero tan pronto veía que el tafil se iba terminar misteriosamente” volvía ser presa de todos los síntomas. Básicamente tenía miedo de no poder dormir por mí misma y la incongruencia de que no quería ir al psiquiatra porque era un dineral  y estaba gastando muchísimo.

Empecé a mejorar mucho y justo tomé la decisión de dejar el medicamento y hacerlo sola en conjunto a la terapia, que por el momento sería mi mayor en apoyo en caso de cualquier cosa.

Quizá las primeras noches tendría insomnio sí, pero tarde o temprano Morfeo vendría. Quizá tendría que aplicar todas las técnicas al mismo tiempo hasta que dieran resultado. La realidad es que ya había pasado noches tan fatales y había sobrevivido a cada una de ellas que, acepté que era un proceso.

Y lo mejor era hacerlo de forma orgánica y natural y obviamente la primera noche sin el medicamento dormí dos horas o una, la segunda dormí  3 o 4 y la tercera como 6 horas. Lo interesante y maravilloso es que ya no tenía miedo de no tener un sueño reparador y tener horas en la cama despierta con terror. Sólo me decía ya llegará si no duermo en una hora me levantaré a leer o dibujar mándalas o escribir o veré alguna serie.

Lo que siguió a esos días fueron noches de sueño reparador una tras otra sin dificultad para dormir, ni despertares nocturnos, ni dificultad para dormir en la madrugada y mañanas lucidas como si mi cuerpo y mi mente se entregaran a Morfeo.

Tengo la sensación por fin cuando me deje vencer por el insomnio y entendí que poco a poco se iría con todos los cambios, decisiones y mejoras se iría algún pero lo haría. Lo que venció fue el sueño y vaya es que ya no le tengo miedo al insomnio, ni a irme a la cama, ni a nada de eso. Todo pasa y lo mejor es dejar de intentar controlar el asunto biológico y tomar acción al respecto. No hay cura para el insomnio porque no es una enfermedad, dormir es lo natural y el cuerpo siempre siempre buscará el equilibrio.

Y tampoco existen fórmulas mágicas que solucionen el problema por arte de magia. Todos somos distintos y las razones de la falta de sueño son súper distintas en cada uno.  Las alternativas funcionan siempre y cuando la resistencia sea mínima y el miedo no te agobie.

Mi mayor consejo es dejar la resistencia perderle miedo al insomnio  y a sus posibles efectos y tener en cuenta que todo pasa y no nadie se muere por no dormir bien una temporada. El sueño siempre nos alcanza porque forma parte de las funciones naturales y biológicas de  nuestro cuerpo.

¡Y es que Morfeo siempre gana si lo dejas!

Descripción gráfica de mí recuperando el sueño perdido¡ Qué hermoso es! 🙂

 

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A.K.A

[Also Known As]

Psic. Beatriz Acevedo

Mi misión es ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas a través de la terapia psicoanalítica

Arantxa Castillo

Contar historias, imágenes y palabras.

el eterno gourmet

AFICIONADOS AL PLACER

felicespasosdotcom.wordpress.com/

Me gustan los tacones, me gustas tú.

Ruta ociosa

Ocio y aventura en un mismo sitio

TIPS DE FER

by Fer Gallegos

El eterno femenino

Por Arantxa Castillo

palabrasaflordepiel

Y un poquito más adentro

imaFEMario

UN ESPACIO VIRTUAL PARA LA IMAGINACIÓN FEMENINA

supermujer.net

Psicologia de la mujer, inteligencia emocional, bienestar, belleza y salud.

!Déjenme vivir! Blog

Explorando medios de insumisión civil que permitan el experimento de vivir

SandraVicen

Marketing Internacional

tallerdecaligrafia

Taller de caligrafía en la ciudad de méxico. Uncial, gótica, cancilleresca, cursiva, brushpen y todo sobre tintas, papeles y herramientas.

Desde la jaula

Donde la opinión no siempre es lo que se dice

Muñecas Recortables

Just another WordPress.com weblog

A %d blogueros les gusta esto: