Holly uno de los personajes más fantásticos creados por la literatura, de la pluma de Truman Capote, es sin duda “El personaje” para mí , me identifico mucho  con varios momentos de la obra.

Porque Holly no es de aquí, ni de allá, dejó el calor del hogar, se aburrió del campo, es un alma libre, no quiere pertenecer a nadie, ni a nada, dejó un matrimonio, su familia, rechazó una posible carrera como actriz en Hollywood, porque le parecía “poca cosa”, y se ha ido a New York a buscar eso, que  a veces no parece tener mucha forma, ni sentido, es ESO, la paz, la coherencia el sentido de pertenencia, de deseo de pertenencia y la libertad. (o eso interpreté, pero sé que la libertad es su aspiración.

Se piensa que Holly es las gafas negra, el vestido versace y el glamour, pero no va más allá de eso.

A veces creo que la entiendo, perfectamente, la primera vez que leí el libro no, sólo pensaba que no comprendía sus motivos, pero los años le han hecho justicia, porque cada día que pasa comprendo más Holly  y siento esas mismas emociones, esa complejidad que podría pasar por su mente, sus emociones, sus miedos a pertenecer, y su miedo a no querer o poder hacerlo.

 

¿Qué quería Holly? Ese lugar que le hiciera tan feliz, o tranquila, o satisfecha o tan ella misma, que la obligará a dejar de deambular por el mundo y por primera vez decidir quedarse, por eso de cuando uno tiene esos “días rojos ” que describe su personaje en las páginas de la novela, esos días que en sus palabras define como” Los días rojos son terribles de repente se tiene  miedo  y no sabe  por qué”, claro hace una distinción entre los días negros que es sólo sentirse triste con ganas de llorar, pero los rojos definitivamente son  horribles.

Holly se tranquilizaba con ir a la boutique de joyería Tiffany´s a desayunar mientras veía el aparador y a la gente entrar y salir con joyas, le daba tanta paz, tanto anhelo que sabia que ahí mismo podía quedarse…

“Sí por mi fuera pongo aquí mis muebles me instalo” hay lugares así que son como un  bálsamo a el alma y nos dan tanta paz con sólo estar.

Anuncios