Buscar

El eterno femenino

Por Arantxa Castillo

mes

junio 2016

Me comprometo a vivir con amor

Tu ausencia que hizo las maletas a medias

Que infeliz tu ausencia que hizo las maletas a medias, me dejó un frío que cala los huesos en las noches cuando abrazo la almohada pensando que eres tú quien me abraza.

 Me dejó memorias profundas como tatuajes imposibles de borrar, de esos recuerdos que se quedan en el alma para no irse jamás por la belleza, me dejaste el eco de tu voz diciendo mi nombre, la recuerdo, la siento aún me hablas yo te escucho.

 

Me dejaste un mar de lágrimas que me visitan de vez en cuando, esas tardes melancólicas, esas noches de silencios y puntos finales, un llanto frío y estremecedor.

Me dejaste las flores marchitas de los girasoles, de las rosas blancas, de aquellas flores exóticas que me dabas porque me amabas, amabas tiempo pasado, cruel y ahora mundano

Me dejaste las huellas de tus besos, la carente caricia, el abrazo vacío, ese abrazo fuerte y reconfortante que me protegía de las tempestades de los demonios, me dejaste sola, cómo podría yo no necesitar ese abrazo.

Me dejaste ilusiones fragmentadas, dolorosas, rotas, vacías, que ruegan presencia para ser de nuevo, por la nueva soledad.

¿Por qué no te fuiste con todo y los recuerdos furtivos que aparecen cada día, por qué no te llevaste los deseos imposibles, las esperanzas absurdas, las manías tiernas, la evocación de tus gestos y tu cara tu eterna cara imposible de olvidar?

Qué infeliz tu ausencia que hizo las maletas a medias.

niña

Anuncios

Te enamoraste de una loca

sirena

Te lo advertí en diversas ocasiones, que vivía con las emociones desaforadas en todo momento, que lloraba con la música y  la poesía y que  reía a carcajadas a  la mayor provocación.

Que era neurótica y delirante, que devoraba libros y encontraba la belleza en todas partes, que vivía siempre en un vaivén de emociones que me empoderaban y me torturaban que amaba con la fuerza de las olas del más bravío  de la tierra,

Que sí decidías amarme te iba contar las pecas y los lunares, iba recorrer tu cuerpo como senderos nuevos, iba explorarte en cada encuentro por la curiosidad de saber más de ti.

Que besaba y amaba de una sola forma, la de aquellos enamorados que les hierve la sangre y besan como si fuese la última vez y aman hasta quedarse sin palabras, sin alientos, sin suspiros.

Te lo dije que amaba con la pulsión amorosa de quien abraza tu espalda mientras duermes y te besa la cara y te cuenta uno a uno los lunares, con la curiosidad de descubrirte más allá de los años y las hojas de otoño caídas. No sé amar de otra manera, sino es convirtiéndote en poesía, en lírica, en versos de amor y de olvido. Te lo dije más de una vez que te amaría hasta que hubiese más allá de mí.

Y Te quedaste incontables veces y te fuiste una sola vez.

De la histeria al placer: la historia del vibrador

vibrador

El origen del vibrador tiene una historia bastante curiosa  que vale la pena recordar, si bien la invención de los dildos y consoladores tiene su origen en la prehistoria cuando se encontraban falos construidos de diversos materiales, la historia del primer vibrador tiene sus inicios en la conservadora época victoriana  en la Inglaterra de 1880.

 

El primer vibrador fue inventado con un origen muy distinto al que tiene hoy en día, pues se creó con fines terapéuticos para tratar la histeria femenina, enfermedad diagnosticada mitades del siglo XIX.

Desde tiempos remotos se creía que la Histeria femenina era una enfermedad que atacaba a las mujeres irritables, y fue descrita por Platón y por Hipócrates en un mito de la Antigua Grecia, que narra que el útero no está estático, sino que deambula por el cuerpo de la mujer, causando enfermedades a la víctima cuando llega el pecho.

El mito sirvió para dar origen al nombre, pues la raíz proviene de la palabra griega útero: hystera.

Corría la época  victoriana cuando una de cada cuatro mujeres padecía  algún tipo de histeria. Los síntomas de ésta enfermedad eran muy diversos pues incluían dolencias y molestias de todo tipo como dolor de cabeza, de cuerpo, accesos de llanto y risa, pesadez abdominal, insomnio, desfallecimientos, espasmos musculares, parálisis o hasta ceguera en el peor de los casos.

histeria
Película Hysteria.

Por lo cual los médicos trataban la enfermedad, que hasta ese entonces era más común en mujeres que hombres, acompañados de una comadrona se aplicaban un aceite en los dedos y estimulaban la zona genital femenina hasta llevarla al clímax y provocar un  paroxismo histérico, que era nada menos que un orgasmo llamado así por la conservadora sociedad victoriana.

De esta manera las mujeres se curaban de su histeria liberando la tensión sexual y llegando a la cura de la enfermedad, sin embargo dado que el 75% de las mujeres sufría algún tipo de histeria.

La tarea de realizar el masaje pélvico, que algunas veces duraban horas, se volvía una tarea compleja y cansada para los doctores, por este motivo en 1880, uno de esos médicos, Joseph Mortimer Granville, dio con la solución al problema de una forma eficaz y contundente.

Inventando una máquina eléctrica con  forma fálica que realizaba el masaje, era el primer vibrador en la historia, que llegaba en la era victoriana para quedarse y convertirse en el juguete sexual por excelencia para satisfacer el placer femenino.

 

Con la llegada del siglo XX y la difusión de la electricidad, el vibrador femenino se popularizó como cualquier electrodoméstico como la plancha o la aspiradora eléctrica. Tanto fue el éxito que en 1918 ya aparecían anuncios en el prestigioso catálogo Sears varios modelos de vibradores con baterías junto a máquinas de coser y ventiladores.

 

No había morbo, ni escándalo ante los anuncios publicitarios, pues el vibrador era una cuestión de salud, sin embargo en los años veinte, los vibradores comenzaron a salir en películas y fotografías eróticas lo cual provocó su salida del mercado.

 

Fue hasta la época de la revolución sexual en los años sesenta que los vibradores comenzaron a venderse como juguetes sexuales, el Hitachi Magic Wand de fabricación japonesa salió a la venta en esta época.

 

Fue hasta 1952, que  la Asociación Americana de Psiquiatría, declaró oficialmente que la histeria femenina no era una enfermedad, sino un mito caduco, sin embargo el vibrador ya formaba parte de la historia sexual femenina.
Actualmente se crean vibradores de silicona, plástico, látex, goma  y más, se fabrican de diferentes texturas y tamaños, tanto para hombres y mujeres y su precio oscila entre los 100 pesos y 300.

 

Aquí el tráiler de Hysteria película que aborda con sentido del humor y tintes de liberación, la historia del vibrador.

La nostalgia es una enfermedad

La nostalgia es como una enfermedad y me embarga el alma, está ahí como una vorágine de memorias de nuestro tiempo juntos, tu sonrisa de media luna, y el eco de tu voz diciendo mi nombre, tu acidez y tu dulzura, el aroma de tu cuello que se impregnaba en mi ropa.

La nostalgia por las caricias mutuas, por las horas del reloj compartidas, por esas hojas caídas del calendario, por los  2065 días que pasamos juntos compartiendo la vida como los caminos aislados que en punto determinado se unen enramados  en uno solo y que después de bifurcan para buscar nuevas aventuras.

No hay cura para la nostalgia que enferma hoy por los  sitios donde  no te hallo, por los besos y abrazos que no me darás jamás, por ese olor que ya no encuentro en mi piel, por esa mirada en la que me reflejaba que no volveré a ver, por ese amor eterno que nos juramos y se quedó a la mitad del olvido, del recuerdo, de una historia que se convirtió en papel.

corona de flores azul

Entendí que se acabó

Porqué fuimos esa pareja la de “La tarjeta postal”  que decía Cortázar en sus versos, intercambiamos juguetes, canciones, historias, platillos, poemas, tú me regalabas versos  Paul Éluard, yo te recitaba a Pablo Neruda.

Tú me decías que el amor era: mi voz, mis ojos, mis manos, mis labios, nuestro silencio, nuestras palabras.

Tú me enseñabas que había que aterrizar de vez en cuando para poder construir edificios desde abajo, yo te enseñaba a volar de vez en cuando, a veces te colgabas en mis alas para subir alto y delirante por mis caminos extraños.

Cuando  te fuiste y luego me fui, y después no me buscaste jamás… te pregunté ¿Qué nos pasó? Y tú dijiste así es la vida.

En ese momento supe que se te había acabado todo para mí, que se te había acabado las sonrisas para mí, que ya no tendrías besos, susurros, ni canciones para mí. Que no habría más girasoles, ni rosas blancas , ni libros, ni juguetes, ni tardes para caminar bajo el sol, bajo la lluvia, bajo la luna.

 

Lo supe de manera tierna, supe que ya no tendrías para mí más caricias, más abrazos, más sueños, más encanto de ese que siempre nos unió. Supe que no habría más amor y que pena que yo te siguiera queriendo quizá más que al principio, tal vez menos, no lo sé.. ¿Cómo medir el amor?, sí yo sólo sabía que te amaba.

Entendí que no tendrías más poemas de Paul Élaurd, ni habría más cartas,ni halagos, ni flores, ni juguetes.

 

Entendí que habías quedado vacío para mí, ENTENDÍ QUE EL VIAJE  JUNTOS HABÍA TERMINADO.

corona

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A.K.A

[Also Known As]

Psic. Beatriz Acevedo

Mi misión es ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas a través de la terapia psicoanalítica

Arantxa Castillo

Contar historias, imágenes y palabras.

el eterno gourmet

AFICIONADOS AL PLACER

felicespasosdotcom.wordpress.com/

Me gustan los tacones, me gustas tú.

Ruta ociosa

Ocio y aventura en un mismo sitio

TIPS DE FER

by Fer Gallegos

El eterno femenino

Por Arantxa Castillo

palabrasaflordepiel

Y un poquito más adentro

imaFEMario

UN ESPACIO VIRTUAL PARA LA IMAGINACIÓN FEMENINA

supermujer.net

Psicologia de la mujer, inteligencia emocional, bienestar, belleza y salud.

!Déjenme vivir! Blog

Explorando medios de insumisión civil que permitan el experimento de vivir

SandraVicen

Marketing Internacional

tallerdecaligrafia

Taller de caligrafía en la ciudad de méxico. Uncial, gótica, cancilleresca, cursiva, brushpen y todo sobre tintas, papeles y herramientas.

Desde la jaula

Donde la opinión no siempre es lo que se dice

Muñecas Recortables

Just another WordPress.com weblog

A %d blogueros les gusta esto: